RoyPhoenix 19 marzo, 2018

Uno de los objetivos principales del cine es contar una historia, si bien es cierto que no es lo único si es lo más importante, para ello se unen varios elementos que deberán funcionar correctamente para que el resultado sea satisfactorio, algunas cintas lo logran mejor y otras no tanto, la importancia de contar bien una historia es tal que significa en gran medida el éxito o fracaso.

‘Aniquilación’ (Annihilation) se nos presentó como la gran revelación en ciencia ficción y como la gran novedad en el cine, basada en la novela homónima de Jeff VanderMeer, escrito que fue bastante premiado, bajo la dirección de Alex Garland y protagonizada por Natalie Portman podría esperarse que así fuera.

Decir que la cinta es mala es ser un tanto injustos ya que tiene bastantes elementos interesantes, pero peca y mucho de no cumplir a la hora de contar un relato, sobre todo en perderse al tratar de generar una narrativa compleja y que sobre todo con unos personajes que rayan en lo absurdo, pero con unos efectos muy espectaculares en 90% de tiempo.

La escena del cocodrilo llega a dar pena.

La escena del cocodrilo llega a dar pena.

Cuando se quiere, pero no

Desde el primer momento se nos trata de mostrar una historia inteligente, interesante y con un trasfondo más complejo de lo que aparenta, pero todo esto se derrumba con el pasar de los minutos, poco a poco los problemas en el guión van aplastando esa premisa y solo nos hace preguntarnos por que se están tomando esas decisiones tan malas.

La narrativa se trascurre entre el presente, el pasado y recuerdos de la protagonista (Natalie Portman) lo cual le va dando sentido a ciertos elementos pero a su vez volviendo mas caóticos otros, haciendo que muchos pierdan aún más sentido y que en conjunto se sienta como una cinta lenta y con bastantes tropiezos.

Una de las grandes incógnitas es por que no se establece una misión de investigación en forma y solo se envían equipos que parecen elecciones al azar o por que no se toman las precauciones necesarias en este tipo de situaciones, pero una de las cosas que más carece de sentido es el tramo final de la cinta, donde todo decae y pierde el poco sentido que esta había logrado tener, ignorando incluso la propia lógica que se había instaurado en la más de hora y media previa.

Esta escena parece más el inicio de un campamento de scouts que el de una misión casi del grado militar.

Esta escena parece más el inicio de un campamento de scouts que el de una misión casi del grado militar.

Un bonito empaque

Uno de los puntos fuertes son los efectos especiales los cuales resultan convincentes en el 90% del metraje, las formas, las criaturas, están muy bien cuidados al grado de que no se sienten fuera de lugar y ayudan a que todo se sienta muy natural, el problema radica en el último tramo, pareciera que llegado a este punto se acabó el presupuesto y se intentó terminar a como se pudiera, es una pena ya que todo lo logrado se derrumba en estos diez minutos finales.

La criatura final, la que debería de ser la que mejor se desarrolle y en cierto modo el icono de la cinta se siente totalmente fuera de lugar, en muchas ocasiones parece no estar en el lugar, como un efecto sobrepuesto el cal pareciera no estar terminado, para ponerlo de una manera simple, el T-1000 de ‘Terminator 2: El día del juicio’ luce mucho mejor que esta y eso que estamos hablando de una cinta con ya 27 años de antigüedad.

Un resultado casi tan desastroso como un incendio fuera de control.

Un resultado casi tan desastrozo como un incendio fuera de control.

La música por otra parte logra conectar bien con la audiencia, si bien no es destacada se logró crear con ella las sensaciones necesarias para que lo que sucede en la pantalla pudiera atraparnos a pesar de la falta de sentido de las imágenes.

Conclusión

Si bien no es una cinta mala del todo, no es la gran película que nos quisieron vender, incluso se llegó a decir que era una obra maestra, algo de lo que dista mucho. La producción tuvo la genial idea de que su distribución a nivel mundial fuera por la plataforma de Netflix una jugada interesante y que pudiera asegurar sus secuelas ya que en la taquilla difícilmente podría triunfar.

‘Aniquilación’ es una cinta decepcionante y pretenciosa que se pierde a los pocos minutos de haber iniciado y en ningún momento logra conectar realmente con la audiencia.

Calificación 6