RoyPhoenix 16 junio, 2017

Cuando alguien menciona a ‘Guardianes de la Bahía’ inmediatamente recuerda la serie de los 90’s y es que la serie protagonizada por David Hasselhoff y Pamela Anderson se convirtió en un icono generacional y parte de la cultura popular de una década, por eso no es de extrañarnos que hoy se quiera explotar el factor de la nostalgia para traer de vuelta este tipo de proyectos.

Cuando se anunció una nueva versión de ‘Guardianes de la Bahía’ hubo muchas dudas al respecto, dado que para muchos no loraría igualar a la serie, afortunadamente o tal vez no los productores no quisieron romperse mucho la cabeza y terminaron creando un proyecto con un tono distinto al original que al final solo comparte ciertos elementos que nos recuerdan a la serie.

Esta decisión de volverlo un entretenimiento más simple, una comedia al puro estilo estadounidense, donde los chistes faciles y de indole sexual abundan, en cierto modo fue una buena decisión pero que a los fanáticos no dejará para nada satisfechos, es por ello que es mejor antes de verla tener esto en mente y así evitarnos una decepción.

Historia

No hay que complicarnos mucho, tenemos un guión simple y lineal, una historia que ya hemos visto varias veces en este tipo de producciones, una formula probada y que aún funciona, nuestros personajes en todo momento son una parodia y no inspiran a ser tomados en serio, eso es bueno ya que en conjunto todo invita a dejarnos llevar y divertirnos sin pensar mucho lo que sucede en pantalla.

Si hay algo de lo que nos podemos quejar es el abuso de ciertos chistes que toman más tiempo del debido en la pantalla o lo gráfico que llega a ser en algunas ocasiones y es que si, una golpe en la entrepierna puede ser divertido pero no tanto si la escena dura cerca de 5 minutos.

Dirección

Seth Gordon se encarga de poner el piloto automatico y llevar el proyecto de la mejor manera posible, no hay gran aporte, en realidad todo sigue la formula de usar lo que funciona y ejecutarlo bien, algo que logra pero no le imprime alma a la cinta, en ciertos momentos piensas que bien podrías colocar a cualquier director y todo seguirá igual.

Dwayne Johnson

Si hay un punto donde destaca la cinta es en el de sus personajes, bueno más bien, es el personaje de Mitch Buchannon, Dwayne Johnson se encarga de cargar con todo el peso de la cinta y es que sin ser un gran actor (realmente se limita a ser el mismo) es su carisma lo que hace realmente divertida la cinta y seamos sinceros, si lo quitamos de la ecuación las cosas hubieran sido catastróficas.

Por otro lado Zac Efron no logra lo propio con su personaje (Matt Brody) y es que si bien en momentos logra convencer un poco en el momento que pierde el apoyo de Johnson el papel pierde fuerza e importancia, encargado de darle una carga dramática al filme no logra en ningún momento que la audiencia conecte con el personaje, una lastima para este actor que no a logrado aún destacar desde ‘High School Musical’ (Kenny Ortega – 2006).

Corrección política

Afortunadamente este no es un filme que se preocupe demasiado por la corrección política que actualmente abunda en el cine y en general en todo, sus chistes son como son y no tratan de ser suavizados, algo que se agradece sobre todo en una cinta de este tipo que no se toma en serio a si misma.

Conclusión

Si lo que se busca es pasar un momento divertido y no complicarse mucho la existencia este es buen filme para distraerse una tarde siempre y cuando la corrección política no este dentro de tu agenda, sabemos de antemano que no será un éxito demoledor en taquilla pero si consideramos que parte con un presupuesto de 69 millones de dolares es muy fácil que logre su objetivo y tal vez en un futuro tengamos una segunda entrega.

Calificación: 7