RoyPhoenix 18 septiembre, 2017

No hay plazo que no se cumpla y Pennywise a llegado a nuestros cines, con toda la promoción que se le hizo a la cinta en los últimos días era de esperarse que las salas se abarrotaran y la función de media noche fue una de las más solicitadas y sobre todo las expectativas subieron como la espuma.

Cabe recalcar que es la primera vez que la novela de Stephen King es adaptado como película – en 1990 tuvimos un telefilme que es el más recordado con Tim Curry interpretando al payaso bailarín y en 1998 una serie muy poco memorable con el titulo de Woh – y si a eso sumamos el avance en cuanto a efectos especiales es normal que se esperara mucho de esta, un gran peso para le trabajo de Andrés Muschietti.

Cuando hablamos de una adaptación inmediatamente saltan las comparaciones sobre el material original, comparaciones que en la gran mayoria de los casos muestran descontento por parte de los fanáticos de la obra y si bien It se toma algunas libertades y omite ciertas escenas – que realmente no son necesarias – se puede decir que es un trabajo bastante fiel que logra capturar la esencia de la novela y mostrarla de una muy buena manera.

Este metraje cuenta con una gran cantidad de puntos positivos pero el querer jugar a la segura impidió que brillara totalmente y si bien desde ya adelantamos que no es todo lo que quisiéramos también es cierto que es un gran entretenimiento que opaca y por mucho a la otra adaptación de King en cartelera este año, así es hablo de La torre oscura.

Pobre, pobre Georgie.

Argumento

La cinta inicia de una manera brutal, a los pocos minutos tenemos el primer asesinato y a su vez la primera aparición de Pennywise, en esta versión no tienen consideración y es bastante gráfica y ver como Georgie se convierte en la presa del payaso bailarín puede dejar a más de uno impactado, cabe recordad que son este tipo de escenas las que le valieron una clasificiación R en Estados Unidos y que poco faltó para volverse C en México.

Puede parecer un spoiler del tamaño de una casa el revelar este seceso pero este es el punto de partida para que todo lo demás se desarrolle, es esta muerte la que desata una serie de acontecimientos y genera las motivaciones para que el grupo protagonista ‘Los perdedores’ den un paso al frente, algo que nadie había hecho desde la fundación de Derry.

Si bien es cierto que la novela nos muestra a los protagonistas tanto en su etapa infantil como adulta en esta cinta solo veremos la etapa infantil dejando su adultez para una segunda cinta – la cual ya se encuentra en producción – esto se nos revela hasta el final de la cinta justo antes de iniciar los créditos mostrandonos que acabamos de ver la primera parte de este proyecto.

Dirección

Andrés Muschietti tenia todo para crear la mejor adaptación de una novele de Stephen King hasta el momento y si bien supo crear una gran atmósfera y diversas subtramas que atrapan fue en los momentos claves cuando el director optó por jugar a la segura y diluyo gran parte del trabajo realizado.

Es cierto es una buena cinta pero hay algo que debemos tener en cuenta, es una cinta de terror y esto es lo que falla y es que apostar por sustos simples como apariciones grotescas y aumentos bruscos en el volumen puede funcionar en un inicio pero pronto se vuelve repetitivo y hace que se pierda el interés, esto es justo lo que sucede desafortunadamente.

Muchos esperábamos más del director, sobre todo despues de Mamá, pero considerando que el proyecto paso primero por las manos de Cary Fukunaga podemos llegar a pensar que lo que vimos en la pantalla no es del todo la visión de Muschietti, será en la segunda parte cuando tal vez tenga la oportunidad de redimirse y corregir el rumbo y sobre todo cerrar algunos de los subtramas que se presentaron en esta primera parte.

Elenco

Tim Curry con su interpretación de Pennywise se convirtió en un icono de la cultura popular y era muy difícil solo imaginar como Bill Skarsgård podría igualar o superarlo, afortunadamente para todos Skarsgård supo llevar muy bien su interpretación que se coloca a la altura de lo esperado y si bien son dos interpretaciones un tanto distintas cada una es memorable.

Por otra parte el resto del elenco hace muy bien lo propio se nos muestran personajes bastante creíbles y convincentes destacando a Jackson Robert Scott que a pesar de su poco tiempo en pantalla hizo un gran trabajo y se quedó en nuestra mente como el pequeño Georgie Denbrough.

Música

Con una banda sonora de Benjamin Wallfisch se logra explotar el miedo de una manera sutil pero eficaz, cada tema es bien aprovechado y nos recuerda mucho a la época en la que está filmada.

Conclución

Un gran entretenimiento pero que no logra brillar debido a la falta de riesgos por parte del director, si bien es un mejor conjunto que el telefilme de los 90’s juega en contra el factor nostalgia y sobre todo el que se separe en dos partes, estamos a la espera de la continuación y esperamos que se corrijan estos problemas.

Calificación 8/10